Lipoláser

El sistema utilizado se trata de un láser de baja frecuencia que consigue bioestimular de manera inteligente las células adiposas para que dejen de generar contenido. Así, la técnica del lipoláser consiste en realizar una pequeña incisión sobre la zona seleccionada e introducir una cánula diminuta que en su terminación final estará dotada de una guía luminosa de fibra óptica que permite recorrer los tejidos sin dañar aquellos no deseados a la vez que se reconstruyen los vasos sanguíneos.  

De este modo, la energía láser que se libera a través del extremo de la fibra va diluyendo la grasa convirtiéndola en líquido que o bien se puede aspirar a través de la cánula o se puede eliminar de manera natural en el organismo, por lo que se trata de un procedimiento que no implica ningún tipo de riesgo.